Close

Cómo iniciar la alimentación complementaria del bebé

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Pasados los primeros seis meses de vida de nuestro hijo, llega el momento de empezar a variar su alimentación. En cualquier caso, esta cifra no es matemática: es decisión de los padres, siempre con la ayuda de nuestro pediatra, si introducir otros alimentos inmediatamente o continuar con el pecho durante un tiempo más, según el caso.

Y es que iniciar la alimentación complementaria es un momento muy importante en la vida del bebé y, por supuesto, de sus padres; sin duda se trata de una etapa que genera muchas dudas a quienes tienen su primer hijo. Por eso, a continuación, vamos a explicarte paso a paso la forma más natural de introducir alimentos sólidos sin que suponga un quebradero de cabeza.

Cómo iniciar la alimentación complementaria

Antes de entrar en materia vamos a explicaros qué es la alimentación complementaria. Muchos padres primerizos tienen dudas acerca de esta cuestión y temen no hacerlo del todo bien con sus retoños. En primer lugar: ¡calma! Con un poco de sentido común, tu bebé estará bien alimentado. No hace falta tener grandes conocimientos en nutrición para conseguir que tu hijo coma y crezca sano.

Como hemos dicho, hasta los seis meses de edad el bebé debe alimentarse exclusivamente de leche (materna o de fórmula). Alcanzado este momento, es recomendable dejar que el niño empiece a probar nuevos sabores y texturas. Existen muchas maneras de comenzar con la ingesta de otros alimentos. Seguramente tu pediatra te habrá dado una serie de recomendaciones estándar para hacer la transición hacia la alimentación definitiva.

Es importante respetar los tiempos que marcan los profesionales en cuanto a qué alimentos deben ser introducidos a cada edad. Algunos productos tienen cierto poder alergénico o pueden no ser del todo recomendables para el sistema digestivo aún inmaduro del bebé.

Y recuerda que la alimentación complementaria es, como su propio nombre indica, un complemento a la lactancia, no un sustituto. El niño puede empezar a probar determinados tipos de alimentos, pero sin abandonar aún las tomas de leche.

¿Debo darle papilla o introducir alimentos sólidos?

He aquí una de las grandes cuestiones que se plantean cuando hablamos de alimentación complementaria. Tradicionalmente, los bebés empiezan a comer alimentos distintos de la leche en forma de papillas y triturados. Seguramente todos nosotros hemos sido criados de esta manera, y es la única forma que se nos ocurre para dar de comer a nuestro bebé.

Sin embargo, desde hace unos años se está imponiendo una nueva corriente de alimentación infantil en la que los bebés comienzan directamente comiendo alimentos sólidos. Es el conocido BLW o Baby Led Weaning. ¿Te suena? Tanto si nunca has oído hablar de este método como si deseas ampliar tus conocimientos, te explicaremos las claves para llevarlo a cabo y el cambio que supone respecto al sistema tradicional.

¿En qué consiste el Baby Led Weaning para iniciar la alimentación complementaria?

Este método, por sofisticado que pueda parecer, es tan sencillo que suele dejar con la boca abierta a la mayoría de padres que lo prueban. A pesar de contar con años de éxito a sus espaldas, iniciar la alimentación infantil a base de papillas ha empezado a ser cuestionada. Algunos expertos empezaron a considerar los purés una forma poco natural para los pequeños, e incluso no demasiado recomendable.

El BLW consiste en ofrecer a los bebés trozos de comida para que ellos mismos se alimenten de forma autónoma y prácticamente con lo mismo que comen sus padres. Teniendo siempre en cuenta los consejos sobre alimentos que deben evitarse a determinadas edades, los bebés pueden compartir mesa y prácticamente plato con sus progenitores.

Por extraño que parezca, la mayoría de familias que han probado este tipo de alimentación han quedado gratamente sorprendidas. Los niños comen la cantidad que sus cuerpos necesitan, y prueban de forma autónoma diferentes sabores y texturas.

Baby Led Weaning, una metodología tan beneficiosa como práctica

Esta forma de alimentación infantil puede generar algunas dudas. ¿Se alimentará bien mi hijo? ¿Comerá todo lo que necesita? ¿Sufrirá algún tipo de carencia? Papás y mamás, podéis estar totalmente tranquilos si os decidís por probar el BLW. Además de ser una alimentación complementaria muy natural, hay que pensar que no se trata del aporte principal de nutrientes del pequeño. Hasta el año, el bebé debe continuar tomando leche como fuente principal de energía.

El BLW tiene muchos beneficios para la futura alimentación definitiva del niño. En primer lugar, con este tipo de alimentación dotamos de autonomía al pequeño y le acostumbramos a probar nuevos sabores. Gracias a ello, el niño se acostumbra a comer lo que necesita y no lo que los padres consideran que debe comer, como ocurre cuando se le alimenta con papillas. Además, el hecho de introducir alimentos sólidos ayuda al desarrollo del paladar. Esto supondrá una ventaja a la hora de la posterior masticación y ayudará cuando el niño empiece a hablar.

Alimentar al niño con trozos tiene sus ventajas, pero esto no quiere decir que no podamos darle ningún puré o alimento líquido. Por ejemplo, de postre o de merienda, podemos ofrecer a nuestro hijo yogures para bebés como Mi Primer Danone, y para el desayuno, papillas de cereales. El BLW apuesta por una manera natural de alimentarse, no se trata de un dogma que excluya otras metodologías.

¿Es seguro el Baby Led Weaning?

El Baby Led Weaning tiene cada día más seguidores. Aun así, sabemos que para los padres y madres primerizos y que no están familiarizados con ello puede generar dudas. La principal preocupación suele ser el miedo a que el niño se atragante con los alimentos sólidos. Para evitar estos sustos innecesarios evitaremos ofrecer al bebé comidas que no pueda triturar por sí mismo o que puedan producir atragantamientos, claro está.

Conclusión

El sentido común y dejarse guiar por el instinto siempre resultan la mejor guía para que nuestro hijo crezca sano y seguro. Tener una familia que le cuida y que le apoya es la mejor manera de que el pequeño se desarrolle feliz. Así que, elijas el tipo de alimentación infantil que elijas, no le des demasiadas vueltas y disfruta de una de las etapas más bonitas de la vida de tu hijo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación, mostrarte contenido personalizado según tus intereses tanto en esta web como en otras de terceros. Puedes configurar qué cookies instalamos pulsando Configurar Cookies. Pulsando el botón ‘Aceptar Cookies’ o continuando la navegación por la página web, entendemos que aceptas todas las cookies. Política de Cookies

Por registrarte en Mi Primer Danone entrarás automáticamente en el programa de fidelización de Danone, Danone.es, pudiendo acceder a todos los beneficios del programa con los mismos datos que proporciones en el presente formulario.
El programa miprimerdanone.es es para mayores de edad, por lo que pulsando el botón de registro garantizas ser mayor de 18 años