6 tips para conciliar felizmente trabajo y bebé

conciliar trabajo y bebe

La llegada de un bebé cambia la rutina que tenías hasta el momento, incluido nuestro trabajo. Pero no te preocupes: te damos algunas claves para hacer posible la conciliación.

Después de reincorporarte tras la baja, te das cuenta de que ya no es tan sencillo dedicarle todo el tiempo del mundo a tu trabajo. Ahora tienes otra prioridad en tu vida: tu bebé, que requiere de tu tiempo, cariño (paciencia) y cuidados. Sabemos que la conciliación es algo que, ni resulta, ni nos ponen fácil. Pero vamos a intentar darte algunas claves para demostrarte que sí, que es posible hacerlo sin morir en el intento.

¿Cómo conciliar el trabajo y el bebé?

Lo primero que debes saber es que la conciliación no es un capricho, sino un derecho. De hecho es obligatorio por ley que las empresas ofrezcan la posibilidad de jornada reducida a los empleados que han tenido un bebé. Por tanto, el primer paso es informarte (debes saber que tu sueldo posiblemente se verá afectado) e ir a hablar con tus jefes. También cabe la posibilidad de que en vez de una reducción de horario te permitan hacer una adaptación, pero esa ya depende de tu convenio.

Empresas family friendly, ¿mito o realidad?

Con esto ocurre como con los unicornios: a veces dudamos seriamente de su existencia. Pero sí, hay empresas que fomentan la conciliación familiar y laboral. ¿Sabías que Cantabria, Navarra y la Comunidad Valenciana son las tres comunidades autónomas donde mejor se trabaja? En ellas existe un mayor número de empresas que, entre otras cualidades, tienen un horario flexible.

¿Cómo saber si tu empresa es family friendly? Para ello debe cumplir unos requisitos básicos: respetar la baja de maternidad y paternidad, velar por la seguridad de las mujeres embarazadas y su lactancia, tener flexibilidad horaria de entrada y salida o permitir una reducción de la jornada. Algunas empresas prestan ayudas escolares e incluso tienen un servicio de guardería.

El teletrabajo, la posible solución

Poder trabajar desde casa no solo es un lujo, también una medida de conciliación. Así que, si tu empresa lo permite (y si no, ¡proponlo!), aprovecha para hacerlo. De esta manera podrás cuidar de tu bebé, continuar con tus horarios de lactancia, hacer la comida o tomarte tu café tranquilamente mientras trabajas con tu ordenador. Tú gestionas tu tiempo, tu trabajo y tu maternidad.

Bebé en la oficina, ¿por qué no?

Esto no lo hacen todas las empresas, pero en algunas está permitido llevar a los niños cuando no te queda más remedio. ¿Acaso no lleva Jennifer Lopez a sus mellizos al set de grabación? ¿O no vimos cómo Gisele Bündchen daba el pecho a su hija mientras trabajaba? De hecho, sin ir más lejos, la diputada española Carolina Bescansa acudía el pasado año al Congreso con su bebé. Con esto queremos decir que, si tu empresa lo permite, no tienes por qué tener reparo en hacerlo. Es una medida de conciliación tan válida como las demás.

Tu tiempo vale oro

Por eso es importante no perderlo, ¿verdad? Para que la conciliación sea efectiva, además de la implicación de la empresa, tú también necesitas organizar tu tiempo. Para ello puedes anotar todo lo que tienes y quieres hacer durante el día en una agenda: trabajo, bebé, tareas, compras y, por supuesto, tiempo para ti.

¿Y si no puedes con todo? ¡Delega! Dejar que otras personas cuiden de tu bebé no es ningún drama ni te hace ser peor madre o padre.

¿Y tú? ¿Puedes conciliar familia y trabajo o te parece misión imposible?

Conciliar, trabajo



¡Síguenos!