¡Al aire libre con el bebé!

Con el buen tiempo apetece salir más con el bebé a pasear o pasar el día al aire libre. Tanto tu peque como tú agradeceréis un cambio de aires y de paisaje. Hay muchas actividades que podéis realizar en familia e infinidad de elementos nuevos que tu bebé puede descubrir. Además, el contacto con la naturaleza relaja tanto a pequeños como a mayores. ¿Estáis preparados para una pequeña excursión al aire libre?

¡No pierdas de vista al sol!

Ya sea en la playa, en el campo o en la montaña, ¡no debemos perder de vista al sol! Para ello, de cara a la protección de nuestros bebés, debemos tener en cuenta los hábitos preventivos recomendados por lo especialistas de la Asociación Española de Pediatría (1*):

Si vamos fresquitos, mucho mejor

Para evitar exponer directamente al bebé a los rayos solares es recomendable escoger lugares frescos con árboles y si vais a la playa, llevad sombrilla. Si queréis a parar a comer o a tomar un tentempié, recuerda hacerlo siempre bajo una sombra. ¡Es mejor evitar las horas centrales del día!

 Una gorra puede proteger a tu bebé mientras camina por el campo o la montaña descubriendo flores, texturas y sonidos. Para los paseos en la sillita, puedes instalar una pequeña sombrilla que pueda proteger al pequeño del sol. Si el día es especialmente caluroso, también puedes ponerle gafas de sol especiales para bebés, pues le protegerá de la radiación UV.

En lo que a ropita se refiere, para un día al aire libre es aconsejable llevar prendas frescas, cómodas y transpirables. No hace falta que vistas a tu bebé de punta en blanco, mejor vístele con ropa que se pueda manchar para que tenga libertad de gatear por la hierba, por la arena o por el campo sin estar pendientes de si se ensucia o no. ¡Lo importante es que disfrute!

Imprescindibles para un día al aire libre con el bebé

Para que nada pueda estropear este día al aire libre recuerda llevar todo lo necesario para el peque: agua (muy importante para mantener al bebé hidratado, sobre todo en los días de calor), pañales, toallitas húmedas, biberón (si es que lo toma), papillas preparadas, una muda para el bebé, una mantita por si refresca por la tarde y comida para ti. Una neverita también es muy práctica para mantener fresca la comida del pequeñín y el agua.

¡No te olvides tampoco de la merienda del bebé! A media tarde seguro que le entra apetito. Para este pequeño tentempié escoge productos adaptados a sus necesidades, como Mi Primer Danone, el único lácteo fresco infantil con leche de continuación que le proporciona algunos de los nutrientes necesarios para su normal desarrollo.

¿Qué otros consejos darías para pasar un día al aire libre con tu bebé?

Fuentes:

(1*) “Los pediatras recuerdan la importancia de proteger a niños y adolescentes del sol incluso los días nublados”. Asociación Española de Pediatría (AEP).

http://www.aeped.es/sites/default/files/28-07-2016np_fotoproteccion_enfamiliaaep.pdf

Bebé, aire libre, familia



¡Síguenos!