Tu bebé arranca a andar

¿Cuándo empieza a caminar un bebé? ¿Por qué unos bebés empiezan a caminar antes que otros? ¿Cómo puedo ayudar a mi bebé a dar sus primeros pasos? ¡Aquí tienes las respuestas a estas cuestiones!

Los bebés empiezan a reptar* a partir del séptimo mes de vida. Conseguirá mantenerse unos momentos en pie, si le damos las manos para sujetarse, hacia el octavo o noveno mes. Normalmente es en el mes diez cuando comienzan a gatear y entre el mes once y el doce, muchos niños dan sus primeros pasos si les dan las dos manos o agarrándose a algún mueble.

Esta es la teoría, pero en la práctica no todos los niños gatean o empiezan a caminar al mismo tiempo. Hay bebés que ya dan sus primeros pasos antes de su primer cumpleaños, pero otros no lo consiguen hasta el mes quince. Las causas** de estas variaciones de unos niños a otros, pueden ser diferentes, entre ellas: la genética, su temperamento (si es un niño más enérgico o más tranquilo), su constitución (si es más delgadito quizás empiece antes) o si es un niño cauteloso o atrevido.

Por eso, si tu bebé está en el mes once o doce y no ha conseguido aún ponerse de pie, no debes preocuparte. Tu pediatra es el que debe valorar si existe algún problema médico. Si tu hijo ha sido un niño prematuro*, sus primeros pasos pueden retrasarse un poco más de lo normal. El hecho de que tu niño empiece a caminar de puntillas o con los brazos y las piernas muy separadas, suele ser algo bastante habitual. Normalmente estas anomalías se van corrigiendo con el crecimiento y con la práctica de la marcha por el niño, pero siempre lo deberá valorar un médico.

El pediatra*** Jordi Pou Fernández, autor del libro “Tu hijo de 0 a 3 años, para dummies”, recomienda en esta obra que, siempre que sea posible, el niño camine descalzo y cuando lleve zapatos que sean muy flexibles. También puede usar calcetines antideslizantes con suela de goma. Según el doctor, no es necesario que el zapato sea alto y sujete el tobillo.

Este experto tampoco recomienda los andadores (tacataca o andadores estáticos) porque no ayudan a fortalecer sus músculos ni a desarrollar un movimiento normal de la marcha, ya que el niño con el andador solo empuja y arrastra los pies, pero no hace el gesto habitual de levantar los pies para caminar. De hecho, cuando se usa el andador, habitualmente el bebé tarda más en aprender a caminar. Por otro lado, estos aparatos pueden ser peligrosos pues ya se han registrado numerosos accidentes al volcar o chocar con algún objeto. Para el pediatra J. Pou la mejor forma de ayudar a un hijo a caminar es dejándolo que aprenda solo cuando se sienta preparado o él quiera.  

Para ayudar** a tu hijo lo mejor que puedes hacer es estar tranquila ante sus primeros pasos y aplaudir sus avances y motivarlo cuando empiece a levantarse, tenderle tus manos como apoyo y no mostrar mucha preocupación ante sus caídas. También puedes animar a tu bebé a que llegue a tus brazos motivándolo con algún premio (un juguete, un objeto que le guste mucho). Lo importante es que ambos disfrutéis de esta experiencia importante en su crecimiento. Haciendo caso del dicho, ¡Disfrutad del camino mientras llegáis a la meta!

Fuentes: *Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años; Asociación Española de Pediatría; pág. 206. https://enfamilia.aeped.es/sites/enfamilia.aeped.es/files/guia_practica_padres_aep_1.pdf **"Qué se puede esperar el segundo año"; Heidi Murkoff y Sharon Mazel; Ed. Planeta: 2016. *** “Tu hijo de 0 a 3 años para dummies”; Dr. Jordi Pou Fernández; Ed. Planeta; 2013

Andar



¡Síguenos!