Descubre los mejores alimentos sólidos para tu bebé

alimentos sólidos bebé

Seguramente habrás oído muchos consejos sobre cómo pasar de la lactancia materna a la introducción de sólidos en la dieta de tu bebé. ¡Aquí encontrarás las últimas tendencias y recomendaciones!

Los pediatras y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan alargar la lactancia materna hasta los dos años del bebé. Sin embargo, no es aconsejable retrasar la alimentación complementaria (alimentos distintos de la leche materna o una fórmula infantil) más allá de su sexto o séptimo mes de vida, aunque se alternen los dos tipos de alimentación, ya que la leche sola no aporta los nutrientes necesarios para su crecimiento.

Según algunos consejos generales de la Asociación Española de Pediatría (AEP) sobre la alimentación complementaria, es importante que el bebé empiece a tomar cuanto antes alimentos ricos en hierro, como por ejemplo la carne, y ácidos grasos poliinsaturados como el pescado, porque favorecen su neurodesarrollo.

Por otra parte, la AEP avisa de que introducir cereales con gluten en la alimentación del bebé antes de los 4 meses o después de los siete meses está asociado, según diversos estudios, a un mayor riesgo de poder desarrollar en el futuro celiaquía o diabetes tipo 1.

Asimismo, los pediatras no recomiendan introducir la leche de vaca como lácteo principal antes del año de edad. Cómo alternativa puedes darle Mi Primer® Danone, el único alimento lácteo infantil fresco elaborado a base de leche de continuación fermentada. De esta forma tu hijo podrá empezar a usar la cuchara y a probar nuevas texturas, al tiempo que toma los nutrientes procedentes de los lácteos de forma segura.

Cómo empezar a introducir la alimentación complementaria

Veamos ahora algunas tendencias para pasar de la lactancia a la alimentación complementaria, más allá de los clásicos purés y papillas para bebés.

Las recomendaciones tradicionales han aludido siempre a introducir los sólidos poco a poco y en cantidades pequeñas, primando la variedad de sabores, texturas y colores, para que el bebé se vaya familiarizando con una dieta variada y rica en nutrientes tempranamente. En entes sentido, ya no se hace diferenciación entre posibles alimentos alérgicos como el huevo o el pescado y los no alérgicos. Así, puedes introducirlos en su comida al mismo tiempo sin temores. En cuanto a la ingesta de sal y azúcar no se recomienda en edad infantil, para prevenir problemas cardiovasculares asociados en edad adulta como la hipertensión o la obesidad.

Además de los cambios a la hora de incorporar los alimentos considerados alérgenos, también hay una nueva tendencia en alza. ¿Has oído hablar del Baby Led Weaning? Esta moda defiende que es mejor que el bebé coma igual que el resto de la familia, ofreciéndole trocitos de alimentos para que él mismo los coma con sus manos y los mastique lentamente, en vez de darle los sólidos en forma de purés.

Con este nuevo método se pretende que el niño coma solo lo que necesite, sin forzarlo y, además, si la alimentación de la familia también es saludable, es una manera de que el pequeño coma variado y asimile cuanto antes la mayor gama de sabores y texturas. Para empezar con el Baby led Weaning son mejores los alimentos más blanditos y que puedas machacar, como el plátano, la patata o el pollo, y evitar otros con los que se pueda atragantar, entre ellos la zanahoria cruda, los frutos secos o frutas con hueso y semillas.

Bebé, Comida, Leche de continuación



¡Síguenos!