¿Cómo hacer que un día ordinario sea extraordinario?

Caer en la rutina es muy común y pensar que es imposible hacer un plan más allá de lo establecido en un día de diario, más aún. Sin embargo, no tiene por qué ser complicado si ponemos de nuestra parte. Aunque se trate solo de un pequeño cambio, podemos conseguir que el día sea totalmente diferente.

Párate a pensar, ¿por qué odiamos los lunes? ¿Por qué le transmitimos ese sentimiento a nuestros hijos? Tal vez si cambiáramos la forma de verlo e intentáramos alegrarlo a través de actividades que nos resulten agradables, conseguiríamos acabar con esa mala opinión sobre el primer día de la semana.

Queremos ayudarte a conseguirlo y para ello te sugerimos varias ideas que puedes poner en práctica los lunes o cualquier otro día de la semana que te resulte aburrido y gris. ¡Ponle color a todos los días de tu vida!

Desayunar todos juntos fuera de casa

¿Quieres empezar el lunes con buen pie? Ya que vais a madrugar de todas formas, una buena idea puede ser madrugar un poquito más e ir todos juntos a desayunar a un sitio que os encante y en el que sirvan platos deliciosos, preferiblemente cerca de casa, del trabajo o del colegio. Seguro que el domingo por la noche al pensar en el plan que os espera por la mañana, os vais a la cama con una sonrisa. Además, el hecho de pasar tiempo juntos antes de empezar con las tareas cotidianas os dará un chute de energía.

Si os resulta complicado ir fuera a desayunar, otra opción es que preparéis un desayuno especial en casa y os comprometáis a sentaros juntos a la mesa. Si os levantáis un poco antes, podréis hacerlo tranquilamente.

Preparar vuestra comida favorita

Si lo de desayunar no os convence, otra opción es decretar el lunes como el día en el que preparéis vuestra comida favorita. Es muy habitual que dejemos estos platos para el fin de semana o fechas especiales y solemos preparar platos aburridos durante la semana que no hacen más que acrecentar nuestra apatía.

Por eso, nuestra propuesta es que os regaléis un poquito de motivación a través del paladar. Por ejemplo, si sois amantes de la pasta, podéis hacer este plato para empezar la semana con más ganas.

Ir al parque después del colegio con tus hijos o dar un paseo por el campo

¡A los peques les encanta el parque! Así que una buena forma de alegrar cualquier día de la semana, es ir un ratito después del colegio y el trabajo. Aunque ellos sean los que más van a disfrutar, a ti también te vendrá muy bien pasar tiempo con tu hijo al aire libre.

Otra opción, si tienes la suerte de vivir cerca de la naturaleza es ir a dar un paseo por el campo en familia y respirar aire fresco. Puedes llevarte la merienda y disfrutar de ella mientras os contáis cómo ha ido el día.

Sesión de cine en casa cuando terminéis vuestros deberes

Aunque al final del día a veces resulta difícil pasar un rato en familia, si os lo proponéis podéis establecer que los lunes sean el día de ver una película todos juntos. Con palomitas incluidas, por supuesto. Puede ser una forma genial de ver al lunes con otros ojos, ¿no crees?

Para conseguirlo solo tendréis que poner un poquito de vuestra parte cada uno para terminar antes las tareas que tengáis que hacer ese día. Quizá pequeños actos como no mirar el móvil cada dos por tres y concentraros al máximo en lo que estáis haciendo os permitan ganar esas hora y media.

¿Qué te han parecido estas propuestas? Desde aquí te aninamos a que pruebes uno o varias de ellas para hacer que cualquier día de la semana sea mejor. ¡Está en tus manos!

familia, bebé; conciliar; familia



¡Síguenos!