Por qué se recomienda tomar sal yodada en vez de sal común

La sal yodada es una sal elaborada artificialmente en la que se ha añadido yodo a la sal común o de mesa, sin que este cambio modifique considerablemente su sabor. El yodo es un mineral que desempeña funciones muy importantes en el organismo. Para que te hagas una idea contribuye a mantener unas condiciones normales del sistema nervioso, el metabolismo energético, la piel y la producción de hormonas de la tiroides.

Las necesidades de yodo varían a lo largo de la vida. Por suerte, la naturaleza nos brinda yodo, la tierra normalmente es pobre en este mineral, pero los océanos los contienen en mucha más abundancia. Es por ello que los alimentos con más yodo son los pescados (bacalao, salmón), mariscos (almejas, langostinos, pulpo, gambas) y algas. Como excepción, la piña y algunos quesos (Cheddar, semicurado, Manchego…) también son fuentes de este mineral.

Aunque del yodo se conozca su importancia y se disponga de alimentos ricos, puede haber personas que no consuman la cantidad suficiente y tengan más tendencia a tener carencias. Es aquí donde radica la importancia de sustituir la sal común por sal yodada, ya que con esta simple medida se podría evitar la deficiencia de yodo. Las autoridades sanitarias españolas han puesto en marcha algunas campañas de concienciación para tomar sal yodada y acabar con la carencia de este mineral.

Si quieres comprar sal yodada, seguro que puedes conseguirla en muchos supermercados o comercios más pequeños. Para diferenciarla de la sal común, fíjate en el etiquetado, donde debería indicar que la sal es con yodo.

Recetas con alimentos que aportan yodo

Disfruta de estas recetas cuidándote

Alimentación saludable



¡Síguenos!