Close

Psicomotricidad fina del bebé: la importancia de su estimulación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Qué es la psicomotricidad fina?

Cuando eres padre, ya conoces por instinto la importancia de dar cariño a tus hijos desde el nacimiento, pues forma parte de su educación y crecimiento en la salud. Otro de los aspectos más relevantes dentro de la estimulación para el desarrollo de los bebés tiene que ver con la psicomotricidad fina, que está relacionada con aquellos movimientos del cuerpo que requieren mayor precisión y coordinación de los nervios, los músculos y los huesos de las manos, los pies y la cara.

Todas las actividades que implican el movimiento con manitas y dedos, desde coger un objeto hasta dibujar, realizar ciertos gestos, girar los ojos, o movilizar los dedos de los pies, están relacionados con la psicomotricidad fina. Y debes saber que hay formas de estimularla, por lo que veremos cómo mejorarla y ejercitarla.

Psicomotricidad fina del bebe por edades

La psicomotricidad fina en el bebé se va desarrollando a medida que el bebé va creciendo. Existen diferentes etapas en su desarrollo:

De 0 a 2 meses

Los bebés nacen con el reflejo automático de agarre cuando algo roza su palma. El pulgar permanece pegado a la mano unas cuantas semanas. En el primer mes de vida comenzarán a sonreír.

De 2 a 4 meses

A partir de las 7 semanas, el bebé va estirando progresivamente los brazos y abriendo las manos.

De 4 a 6 meses

En el cuarto mes, los bebés comienzan a cogerse los pies y a llevárselos a la boca. Poco a poco van cogiendo de manera voluntaria objetos. Primero cogerán objetos que les ofrezcas de un lado, luego con las dos manos y, finalmente, de frente. Usarán sus manitas para girarse de lado sobre los 5 meses, y abandonarán el agarre automático paulatinamente.

De 6 a 10 meses

Los bebés se llevan a la boca objetos para chuparlos. Las manos despiertan, al colocarse ellos solos boca a abajo e ir abriendo el pulgar. Estiran la muñeca y también, hacia los 9 meses, comienzan a juntar el pulgar con el índice en lo que se conoce como «la pinza». Al final de esta etapa, algunos balbucean sus primeras palabras.

De 11 a 18 meses

Cada vez muestran más gestualidad en su cara, imitando las de los adultos, y van mejorando sus habilidades con cada dedo. La destreza de coger objetos se va perfeccionando, de forma que acabarán pudiendo comer solos e imitar nuestros gestos.

¿Cómo estimular la motricidad fina de tu bebé?

El buen desarrollo de la motricidad fina precisa de unas condiciones de buena salud, de un cuello equilibrado y sin tensiones musculares, pero también de una correcta estimulación. Como padre, puedes ayudarlos en este desarrollo:

  • Colocar al bebé boca abajo, aumentando la frecuencia y el tiempo a medida que crecen. Debes hacerlo en superficies firmes, con vigilancia y siempre de forma gradual.
  • Tocarle mucho las manos, los pies, la cara y cada uno de sus deditos.
  • Presionar suavemente las palmas mientras toma el pecho o el biberón. Esto mejorará, además, la succión y la coordinación boca-manos.
  • Acercar la cara y moverla a los lados para que el bebé te siga con la mirada.
  • Realizarle gestos y muecas mientras le hablamos.
  • Permitir que el bebé se chupe las manos, lo que sobre todo hará a partir de los 3 meses.
  • Permitir que el bebé se chupe los pies, algo que comenzará a los 6 meses.
  • Ofrecerle objetos, primero de lado y luego de frente.
  • Estimularlo con objetos de distintos tamaños y texturas.
  • Permitir que se lleve a la boca juguetes que sean seguros. Los bebés reconocen los objetos con la boca, sobre todo en la primera etapa, en la que su vista no está tan desarrollada.
  • Jugar a presionar botones sonoros, formar torres o pasar páginas de libros serán pasatiempos muy positivos para su motricidad a partir del año.
  • Dar palmas, aplaudir, tocarse las diferentes partes del cuerpo, comer con la mano y posteriormente con cubiertos también le ayudarán, sobre todo desde los 12 meses. Puede empezar con cuchara y texturas blandas para, posteriormente, incorporar tenedores, idealmente los diseñados para ellos.
  • Moldear con arcilla y plastilina vegetal desde los 12 meses.
  • Enseñarle gestos como enviar besos, llenar la boca de aire, abrir y cerrar ojos, saludar, estirar la palma para chocar las manos, hacer muecas y estirar la lengua, sobre todo desde los 12 meses.
  • Caminar sobre superficies seguras y de diferentes texturas, como alfombras o arena, será una gran idea tras sus primeros pasos.

La clave del éxito: dedicación y paciencia

Muchos de los problemas de desarrollo y aprendizaje posterior se pueden evitar si te ocupas de estimular la psicomotricidad fina de tu bebé. Verás cómo la destreza con las manos, la coordinación, el autoconocimiento y la pronunciación de ciertos sonidos mejorarán de forma notable. Como padre, quieres lo mejor para tus hijos, pero no debes perder de vista que es muy importante darles tiempo para que maduren a su ritmo, para que lleguen a ser niños sanos y felices.

Referencia:
https://rpp.pe/campanas/branded-content/de-que-se-trata-la-motricidad-fina-y-la-gruesa-consejos-para-estimularlas-noticia-1096751
https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002364.htm
http://www.ecured.cu/Motricidad_fina

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación, mostrarte contenido personalizado según tus intereses tanto en esta web como en otras de terceros. Puedes configurar qué cookies instalamos pulsando Configurar Cookies. Pulsando el botón ‘Aceptar Cookies’ o continuando la navegación por la página web, entendemos que aceptas todas las cookies. Política de Cookies

Por registrarte en Mi Primer Danone entrarás automáticamente en el programa de fidelización de Danone, Danone.es, pudiendo acceder a todos los beneficios del programa con los mismos datos que proporciones en el presente formulario.
El programa miprimerdanone.es es para mayores de edad, por lo que pulsando el botón de registro garantizas ser mayor de 18 años